actualidad

Las dietas milagro

By 17 octubre, 2017 No Comments

Con la vuelta a la rutina después del verano, muchos nos echamos las manos a la cabeza por haber ganado algún kilo. Queremos librarnos de ellos cuanto antes, tener resultados rápidos y visibles en poco tiempo.

La industria lo sabe y se aprovecha ofreciéndonos todo tipo de productos quemagrasas, adelgazantes, bloqueantes de hidratos de carbono, productos dietéticos y dietas milagrosas casi imposibles de seguir. ¿Por qué se repite año tras año? ¿Por qué no dejamos de ver anuncios de este tipo de productos milagro? Porque no funcionan. Son dietas con caducidad, diseñadas para seguirlas una temporada y, en el mejor de los casos, sacarnos los cuartos por nuestra ingenuidad y buena fe.

¿Cómo identificamos una dieta milagro?

  • Prometen resultados rápidos y fáciles sin demasiado esfuerzo.
  • Aseguran pérdidas de peso espectaculares.
  • Suelen resaltar que no implican riesgos para la salud.

¿Por qué debemos evitarlas?

  • No están personalizadas, no tienen en cuenta las características de cada uno: composición corporal, patologías, deporte, gustos…
  • Suelen ser deficitarias en nutrientes.
  • Favorecen el efecto rebote.
  • Pueden desencadenar trastornos del comportamiento alimentario (anorexia, bulimia) y provocar patologías.

¿Cuáles son las pautas para una dieta eficaz?

Lo primero de todo es aceptar que una modificación de hábitos no se consigue de la noche a la mañana. Es importante concienciarnos de que los cambios duraderos requieren una buena planificación.

En todo proceso existen unos pasos a seguir. El primer paso es evaluar nuestra situación. Para ello, debemos marcar un objetivo, ver qué es lo que queremos cambiar. Seguido, debemos marcar un plan de acción, cuándo y cómo vamos a hacerlo. Y por último, realizar un seguimiento y autoevaluarnos.

Si entiendes que es un proceso que requiere tiempo y fuerza de voluntad, el resultado será más exitoso porque se mantendrá en el tiempo.

 

Algunos consejos:

  1. Haz que reine el mundo vegetal en tu cocina. Consume al menos 2 raciones de verduras al día, una de ellas en crudo. Mínimo 2 frutas diarias, procurando que sean enteras. No tengas miedo a los frutos secos, ya que tienen fama de tener muchas calorías. Son alimentos saludables, ricos en proteínas vegetales y muchos nutrientes necesarios. Anímate a usar semillas y germinados, tienen concentrados muchos minerales y vitaminas.
  2. Disminuye el consumo de alimentos de origen animal, sobre todo, de carnes y sus derivados. Consume carnes magras, como pollo, pavo o conejo. El resto de carnes de manera ocasional.
  3. Varía entre pescado azul y blanco.
  4. Destierra la idea de que los huevos son malos para el colesterol. Se ha demostrado que el contenido de colesterol de los huevos no va relacionado con el colesterol en sangre. Además, son una estupenda fuente proteína de origen animal sin los inconvenientes de las carnes.
  5. Puedes consumir lácteos aunque no son obligatorios, simplemente habrá que tener en cuenta las fuentes de calcio en tu dieta.
  6. Consume grasas beneficiosas. Aceite de oliva como primera elección, frutos secos, aguacate y pescados azules en caso de consumir alimentos de origen animal.
  7. “Más mercado, menos supermercado”. Elimina de tu despensa los productos procesados. Son alimentos que llevan más azúcar, sal, grasa y aditivos.
  8. Utiliza técnicas culinarias sencillas. Cocina al horno, vapor, plancha, wok, papillote… Es una forma de cocinar más sana y los alimentos mantienen sus propiedades y sabor.
  9. Planifica el número de tomas a lo largo del día. Ten en cuenta tus necesidades y costumbres. Lo recomendable es de 3 a 6 tomas diarias, así evitarás picar entre horas.

Con estos consejos queremos recalcar que es importante no obsesionarse con unos resultados inmediatos. La clave es ser constante, paciente, admitiendo las limitaciones de cada uno y nuestro tipo de cuerpo. La comida forma parte de nuestro día a día y no podemos ver la dieta como un sufrimiento, sino como disfrute. Es por eso que es importante planificarla y contar con la ayuda de profesionales, para así adquirir unos hábitos y hacer que forme parte de nuestra rutina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies